Este domingo pasado tuvimos el primer ensayo con músicos para FLAMENCO A LA CARTA. Para mi estos ensayos son momentos especiales porque además de ser un indicador enorme de que mi lista de pendientes crece y el tiempo se acaba, también son momentos en que podemos compartir con compañeras que tal vez hemos visto un par de veces en el año porque no ensayan en el mismo grupo e inclusive conocemos a chicas con las que nunca habíamos tenido oportunidad de vernos.

La paciencia de todos crece un poco en estos momentos pero también se acelera un poco la mente preocupada por el tiempo que se acorta y el indicador del nivel de tensión llega a tope. Pero bueno, es parte de lo que sucede y de lo necesario para dar motor y corazón a esta cena tan particular que estamos preparando para Ustedes.

Ensayo Flamenco a la Carta 2012

Este domingo al escuchar a Ali y a Ire actuando la historia de Pizza donde Pili, las lágrimas en algunas fueron inevitables. Milagrosamente yo que siempre lloro por todo, sonreí al darme cuenta cómo todos los ingredientes de FLAMENCO A LA CARTA estaban servidos en las proporciones correctas para el disfrute del público pero también para el mío propio. La historia que alguien escribió y compartió para que formara parte del menú, es también la mía y la de las chicas que han estado conmigo desde hace ya muuuuchos años cuando apenas estaban de la edad de Triana.

“Comimos pizza en la escuela, en el colegio y aún cuando estábamos ya en la universidad, casi de manera ininterrumpida. Antes de comer, jugábamos escondido, cantábamos canciones de moda en la sala,  y más adelante hasta llegaron los novios a probar la pizza.”

 

Ensayo Flamenco a la Carta 2012

El otro día me preguntaban en una entrevista qué recuerdo interesante o gracioso tenía de todos estos años compartidos con el flamenco y la verdad si me esfuerzo en recordar, son más las sensaciones que las situaciones, como cuando uno trata de adivinar el sabor de una especia en una comida nueva que prueba por primera vez. Mucho he vivido con algunas de mis compañeras, así que he coleccionado platillos para todos los gustos. Pero el otro día cuando Naty hizo un comentario referente al pasado, mi recuerdo ante sus palabras fueron las sevillanas.

Aunque algunos consideran que no forman parte del flamenco como tal, a mi me gusta muchísimo escucharlas, bailarlas y tocar las castañuelas, además de considerar que es una habilidad interesante el aprender a lidiar con los palillos. Con sevillanas di mis primeros pasos en la danza española y en el flamenco, con sevillanas conocí  a estas amigas “comepizzas” y también con sevillanas la voz hermosa de Jose me enamoró. Así que no había mejor receta, ni mejor palo flamenco para contarles en FLAMENCO A LA CARTA una historia de amigas.

“Con el paso de los años, las vidas distintas y la distancia natural, esa reunión se volvió una de las pocas oportunidades de volver a vernos aunque fuera una única vez al año, y de volver a constatar que, aunque el tiempo pase, seguimos siendo las mismas amigas ruidosas y comelonas.”

Este domingo nos toca ensayo de madrugadita otra vez, para aprovechar bien el día y que nos alcance el tiempo. Nos tocará compartir de nuevo y como anotó por ahí una amiga en su status de Facebook: otra oportunidad agradecer por esa posibilidad de reunirnos y compartir ese flamenco que tanto nos gusta.

A 4 semanas de FLAMENCO A LA CARTA. Quedan invitadísimos.

Las "comepizzas" más viejitas, hace ya algunos años!