A 7 días del espectáculo FLAMENCO  A LA CARTA, es inevitable que todo se acelere y se detenga a la vez. El tiempo parece corto y para muchas de nosotras el mundo deja de girar y sólo existe el flamenco como una palabra en negrita y subrayada que empapela la mente y la piel. Para todos los demás la vida sigue normal y cotidiana, pero para nosotras como un regalo anticipado de Navidad, ha llegado la hora de tener ese presente entre las manos y por un lado las ganas de rasgar el papel y ver el contenido es inaguantable, pero por otro, uno quisiera alargar el momento para que esa magia de la espera no se acabe tan pronto.

Ensayo FLAMENCO A LA CARTA

 

Las alegrías son uno de mis palos favoritos de flamenco. Producen una sensación de bienestar increíble y además dan muchas muchísimas ganas de bailar. Me gusta escucharlas y me parece que describen bastante bien lo que siento hoy: quiero que empiecen pero no quiero que se acaben. La historia que nos contarán por alegrías en esta cena de FLAMENCO A LA CARTA, que les proponemos para el 15 de Diciembre, se ajusta a las circunstancias del proceso de cierre de año en el que estamos y también de algunos proceso personales. Siempre que pienso , escribo o digo estas palabras, de forma inevitable me llega a la mente el sonido de la voz de mi amigo Felipe (nuestra guitarra este año) quién año con año cuando el estrés me agobia por estas ideas un tanto locas que se me ocurren, siempre me dice: Todo va a salir bien.

 

““Pollo relleno de queso Camembert sobre un ‘crust’ de papa en salsa de moras y mini vegetales glaseados”. Suena muy elaborado pero en realidad es muy sencillo de preparar. Se toma una pechuga de pollo abierta por la mitad para cada uno de los invitados y se rellena con queso Camembert. Luego se colocan en una olla sobre una margarita de vapor y se cocinan a fuego medio hasta que estén suaves. Después…”

 

Ayer en el trabajo de ensayo trataba de mirar a las chicas una a una para corregir todos los pequeños detalles que dan al plato servido la belleza que el comensal necesita para considerarlo apetitoso; y me daba cuenta de cuánto han progresado, algunas inclusive luchando contra sus limitaciones físicas y de personalidad.

 

Ensayo FLAMENCO A LA CARTA

Nunca se deja de aprender y este año me ha enseñado que a pesar de que en ciertos momentos solo se observa caos y pareciera imposible superar las circunstancias y organizar la cocina para continuar la preparación de la cena, hay un tiempo que está destinado para ordenar, acomodar, recoger, limpiar, botar…y el resultado final es visible y la verdad: bastante placentero, aunque a veces el proceso nos resulte incómodo y hasta doloroso.

Las alegrías vienen entonces con su cadencia hermosa, con esa fuerza vital que empuja a seguir y me recuerdan el “todo va a salir bien” de Felipe.

“Fue uno de esos momentos en los que la mejor compañía es uno mismo, y en los que la única certeza es la de saber que todo va a estar bien a pesar de lo difícil que parezcan las cosas, como el nombre de esta receta. Lo único necesario es seguir las indicaciones o usar un poco la creatividad si algún paso se olvida y poner un mantel hermoso y flores frescas en la mesa cada mañana”.

Así estamos a 7 días de FLAMENCO A LA CARTA. Un poco con los sentimientos a flor de piel, un poco experimentando el sabor de las especias y acostumbrándonos a sentirnos cómodas de compartir estas historias tan nuestras con otras compañeras, con los músicos…con deseos de alargar los días pero al mismo tiempo querer que ya mismo sea 15. En fin, un poco como las olas del mar a las que hacen referencia las alegrías: que vienen y van arropaditas de espuma y con palmitas al compás.