El cante flamenco es un género de composiciones musicales o estilos que empieza a ser divulgado hacia la mitad del siglo XIX y según la opinión más generalizada, surgidos como resultado de la yuxtaposición de modos musicales y folklóricos distintos existentes en Andalucía. Las coplas de sus diferentes estilos expresan, en general, los sentimientos e intuiciones radicales del hombre, principalmente en los temas del amor, la vida y la muerte, y no suelen atenerse a un patrón métrico rígido y careciendo las más genuinas de figuras poéticas y grandilocuencia retórica, sin que, por el contrario, suelen impresionar por su desnudez literaria y capacidad de síntesis; la música se desarrolla apoyándose en melismas y vibratos y los temas melódicos describen una trayectoria especial en cada cantaor.

La formación del cante desde sus substratos básicos hasta su estructuración actual, durante un período evolutivo en el que es casi insondable calcular el momento de su iniciación, es posible que devenga de muchos años antes de la mitad del siglo XVIII, época en la que aparecen las primeras referencias documentales de la existencia y práctica de formas flamencas definidas y de intérpretes especializados. Los estudios musicológicos realizados al respecto registran en primer y fundamental lugar la influencia oriental. Más >