Warning: Creating default object from empty value in /home/redcul/public_html/alandalus-flamenco.com/blog/wp-includes/comment-template.php on line 920

El cuento de La Vendedora de Fósforos -a semana y media!

El cuento de Hans Christian Andersen, adaptado por Rocío.

Era el día de Nochebuena y una muchacha se despertó en la calle con hambre y frío. Un día más en que tenía que salir a ganarse el sustento vendiendo fósforos.

En el mercado, todos se veían muy alegres en medio del ajetreo de las fiestas, haciendo las compras para preparar los últimos detalles de la cena. En cambio para ella el día no era tan alegre: nadie le compraba fósforos siquiera por caridad. Con resignación y a medida que las calles iban quedando vacías, se sienta en una esquina de la pared para protegerse del frío y decide calentarse con los fósforos de su canasto. Enciende el primero y la llama piadosa la trasporta como en un sueño a la fiesta de Nochebuena en una casa de la ciudad. ¡Qué luz tan hermosa! ¡Cuánta gente! ¡Cuánta alegría! Había comida y regalos por todas partes…. La visión era muy hermosa y cuando estaba a punto de entrar a la casa para poder calentarse y comer… el fósforo se apaga dejándola de nuevo en la oscuridad.

Entonces decide encender un nuevo fósforo. La llama naranja la transporta de nuevo a un lugar m aravilloso, donde Más >


Warning: Creating default object from empty value in /home/redcul/public_html/alandalus-flamenco.com/blog/wp-includes/comment-template.php on line 920
DSC03561

A tres semanas (dos y media ya!)

Por Rocío

Los cuentos son ventanas mágicas que aparecen en lo cotidiano para refrescar el espíritu. Cuando alguien tiene la delicadeza de sacar tiempo para sentarse con dulzura y contarle un cuento a un niño, le da una muestra de amor que atesorará para toda la vida y le permitirá soñar y crear personajes fantásticos en un mundo paralelo donde elaborará al detalle hasta el color del sombrero del protagonista de la historia.

Mis abuelos Lela y Lelo, tuvieron ese detalle para mí. Me contaron muchos muchos cuentos como sólo los abuelos pueden contarlos y todavía de mayor, de vez en cuando le he pedido a mi Lelo que por favor me cuente una historia sin importar el número de veces que durante mi vida la he escuchado. Aunque no recuerdo particularmente que me contara el cuento de LA VENDEDORA DE FÓSFOROS, sí tengo en la memoria dos de mis favoritos, escritos también por Hans Christian Andersen en 1835 y 1837, son la Princesa y el Guisante, y El Traje nuevo del Emperador. Este último me causaba mucha risa y mientras escribo, mentalmente me traslado al momento en que mis hermanos y yo nos arrebujábamos entre las cobijas pegaditos a nuestro Lelo Más >

Las llamas de tu cajita…

Por Susana, una de las chicas del grupo de los viernes :

“Para mí La Vendedora de Fósforos representa esa luz esa chispa, la ilusión, fuego en nuestro ser mujeres luchadoras enfrentando tristezas, alegrías, desilusiones, amor, mujeres apasionadas por nuestra familia, por nuestros sueños, por nuestro sentir, triunfadoras donde cada fósforo que se enciende nos abre un camino nuevo que debemos enfrentar. El último fósforo, al ocaso de nuestras vidas, nunca se apagará y es amor por la eternidad. No permitas que la llamas de tu cajita se extingan antes del último fósforo”.


Warning: Creating default object from empty value in /home/redcul/public_html/alandalus-flamenco.com/blog/wp-includes/comment-template.php on line 920

Warning: Creating default object from empty value in /home/redcul/public_html/alandalus-flamenco.com/blog/wp-includes/comment-template.php on line 920

Warning: Creating default object from empty value in /home/redcul/public_html/alandalus-flamenco.com/blog/wp-includes/comment-template.php on line 920

Warning: Creating default object from empty value in /home/redcul/public_html/alandalus-flamenco.com/blog/wp-includes/comment-template.php on line 920
DSC04632

La Fiesta: una celebración de vida / a 4 semanas

Por Rocío

Esta semana que recién terminó ha sido de mucho trabajo para todos en Al Andalus. Felipe dedicó la semana a sacar partituras y todos hemos afinaron detalles para el maratónico ensayo del domingo. El tejido de La Vendedora de Fósforos, va adquiriendo formas y colores, para que Silvia, nuestra directora escénica, pueda rectificar puntadas y ajustar costuras a todo lo que se necesite.

El sábado, las bailaoras de la compañía trabajaron toda la mañana en terminar de dar forma a los personajes de la historia y en construir los enlaces entre una pieza y otra, para que el cuento no tenga baches ni espacios en blanco.

Pero quería comentar de especial manera el trabajo sobre la escena de La Fiesta. Abarca alrededor de quince minutos y está conformada por un grupo de tangos flamencos. Alrededor de 25 bailaoras construyen esta escena donde se representa una fiesta de Navidad. El tango flamenco tiene un ritmo muy contagioso que nos es más cercano en estas latitudes porque de alguna manera nos remite a algo parecido a la salsa caribeña. Para alguien que da sus primeros pasos en el flamenco, este “palo” le resulta familiar y es fácil que esos sentimientos de alegría y de “sabor” le Más >

A 5 semanas

Por Rocío

El trabajo sigue fuerte y continuo a 5 semanas del espectáculo LA VENDERDORA DE FÒSFOROS. Este fin de semana anterior estuvimos trabajando con la escena del mercado, reuniendo a dos de los grupos que participan en “La venta” para tratar de entender cómo funciona y cuál es el lugar de cada cual, de manera que los personajes vayan adquiriendo forma y encontrando su lugar en cada una de las escenas.

El trabajo simultáneo con varios grupos siempre requiere un poco más de paciencia y a veces, con la presión del tiempo encima y mi necesidad personal de perfección en todo lo que hago, es más fácil que me saquen de las casillas y termino siempre más ronca de lo normal.

Sin embargo, al mismo tiempo es un espacio que se disfruta diferente porque son pocas las oportunidades durante el año en que todas y todos estamos juntos y entonces el ensayo se convierte en un mercado de verdad: risas, saludos efusivos, barullo, chismes… en realidad lo único que falta es la mercancía para vender.

En la historia que estamos recreando, “La venta” requiere además de una energía particular, debido al palo flamenco que empleamos (bulería) para mostrar un mercado. La condición física debe Más >